viernes, 1 de febrero de 2019

Pintura 2019: Enero

Pistoletazo de salida del año, y como las flotas enjambre no se crean solas, he dedicado el mes a pintar a las cucarachas espaciales en exclusiva.


Pintados 5 guerreros tiránidos, 8 hormagantes y 16 termagantes.

Los 8 hormagantes los pinté para complementar las 2 unidades de 16 hormagantes que ya tenía pintadas y así subirlas a 20 bichos cada una. Esto era algo que quería hacer desde hace tiempo, con la salida del suplemento apocalipsis en 5ª edición, que permitía que, con cierta cantidad de unidades de 20 gantes, estas tuvieran la regla de oleada y volvieran a ponerse en mesa una vez eliminadas. Pero lo malos que fueron los reglamento de 6ª y 7ª edición en general, y los códex tiránidos que sacó Cruddace para estas ediciones en particular, hizo que aparcase a los bichos en una caja en el fondo del trastero y me dedicase a otras cosas. 

Con el cambio del movimiento en 8ª edición, los hormagantes han vuelto a ser interesantes, mueven 8" de base, tienen 2 ataques y repiten los 1 para impactar en cuerpo a cuerpo si son 20 o más en la unidad. Todo esto por sólo un puntito más que sus primos termagantes, con los que siempre te acababas quedando para el rol de morralla barata. Ahora siguen siendo morralla, pero una morralla muy rápida a la que, si no prestas atención te puede acabar poniendo en un aprieto si te llega a trabar en combate en grandes cantidades.



Los 16 termagantes con lanzadardos los pinté, al igual que los hormagantes para completar 4 unidades de 16 termagantes cada una y redondearlas a 4 unidades de 20. Con los códex de 3ª y 4ª edición de Chambers, que fue con los que empecé, los espinagantes, (que eran como se llamaban a los gantes con lanzadardos), eran más baratos que los gantes tradicionales con perforacarne, además antes los gantes venían en la misma caja que los hormagantes, (8 de cada, de ahí que mis unidades dueran múltiplos de 8), y lo normal es que se usaran más termagantes que hormagantes y los lanzadardos era la única arma que quedaba bien en el cuerpo de los hormagantes sobrantes; por lo que fue el armamento que elegí en su día a la hora de montarme los gantes. 
A día de hoy los gantes con lanzadardos tienen el mismo coste que con perforacarne, siendo esta última mejor arma por fuerza, pero ya que tenía las unidades de 16 pintadas y tenía gantes de sobra en cajas para completarlas sin que me faltaran gantes con perforacarne, pues decidí ponerme a ello. A día de hoy veo a estos espinagantes como una versión barata de los hormagantes, son un punto menos de coste por miniatura, y si bien no se mueven tanto como los hormagantes, en combate es como si tuvieran 2 ataques, pues el lanzadardos es una pistola, y si son un mínimo de 20 repiten para impactar en disparo.





Unidad de 5 guerreros tiránidos con garras afiladas, 4 con devoradores y 1 con cañón enredadera. Es la tercera unidad de guerreros que tengo las otras las tengo una para el cuerpo a cuerpo y otra con escupemuerte, y es que los guerreros es una de las unidades más personalizables del códex, pero a diferencia de las criaturas monstruosas su brazo es demasiado fino para ponerles imán.

A nivel de juego siempre me gustaron los guerreros tiránidos, son una fuente de sinapsis que son tropa básica y además son buenos disparando y combatiendo, sin destacar en nada te sirven para todo.

En cuanto a la pintura siguen el esquema de mi flota enjambre, sin embargo para diferenciarlos por ser sinápticos, en las placas de quitina de la cabeza en lugar de hacer una sola raya como en los organismos más simples, hice un dibujo de rayas simétrico al estilo de las manchas de rorschach. Sería una pasada que estas manchas se movieran como en la máscara del Rorschach en la película de Watchmen, pero bastante mediocre soy como pintor para encima pedir imposibles.




En el guerrero tiránido con cañón enredadera se puede apreciar, como había dicho en la entrada anterior, como mientras tapo los ojos de los tiránidos se los pinto a las bioarmas simbióticas que llevan.



Además de los guerreros y los gantes estuve retocando más miniaturas, ya las tenía pintadas, pero les repinté la peana para igualarlas con el resto del ejército.

Estos, aunque no lo parezcan son guardias tiránidos, los sacaron a principios de siglo, (joder, que viejuno queda), y me gustan más que los nuevos, que parecen más gorilas que otra cosa.


Y estos son una progenie de 6 mantifex, 4 de ellos también de principios de siglo, (los que son más reptilíneos y se parecen al horror rojo) y 2 más modernos, (los que tienen la cabeza como un guerrero tiránido).


Y esto es todo por este mes, para despedir el post unas fotos de las 6 progenies de 20 gantes cada una que terminé de completar, que al fin y al cabo lo que más mola de los tiránidos es verlos en horda.

Un saludo.



viernes, 11 de enero de 2019

Proyecto tiránidos. Flota enjambre Nidhug

Buenos días/tardes/noches, escribo estas líneas para explicar mi proyecto tiránido, no en cuanto a compra de miniaturas o escalada de pintura, sino como me lo planteo desde el punto de vista trasfondístico, porque los colecciono y el por qué de la elección de su esquema de pintura. En definitiva, este es un tocho-post sobre mis pajas mentales.

Como ya he dicho anteriormente el acierto de warhammer no es crear nada original, que no lo han hecho nunca; sino saber trasladar a un mismo universo y mezclar, todos  los grandes conceptos e iconos de la fantasía y la ciencia ficción. Dentro de la iconografía de ciencia ficción los tiránidos son la raza gregaria de insectos gigantes hiperevolucionados, sin tecnología pero de una adaptabilidad biológica excepcional. Los ejemplos dentro de obras de ciencia ficción son multiples, desde los arácnidos de Heinlein, (gran fuente de inspiración para múltiples conceptos de Warhammer 40K); al alien de Giger, el nido de los X-Men de Claremont o los insectores de Scott Card.

A mí siempre me gustaron estos conceptos; la idea del organismo biológicamente evolucionado para ser una máquina de matar, con el que es imposible razonar y llegar a ningún acuerdo, capad de sacrificarse sin dudarlo por un bien común como es la colonia; lo hacen ser el malo perfecto, puesto que la lucha contra estas criaturas no es por tratos comerciales ventajosos o por influencia política, sino por la supervivencia.

Tanto me mola el concepto que, cuando quise empezar a jugar a Warhammer 40.000, (hace más de 20 años ya); después de llevar un tiempo dándole al fantasy, mi primera opción fueron los tiránidos. Compre unas cuantas miniaturas, (1 líctor y varios hormagantes), pero la retirada de la 2ª edición y la salida de la 3ª me frenó en seco el proyecto. Cuando en 3ª salieron los tiránidos lo hicieron con una fantástica gama de miniaturas de plástico, (las cuales se siguen vendiendo hoy día); compré y empecé a formar un ejército, pero no era capaz de ponerme a pintarlo. No me terminaba de gustar ningún esquema de pintura de los que veía, y los que me gustaban eran demasiado laboriosos para un ejército horda de cientos de miniaturas. Tuve que esperar hasta la salida de la 4ª edición para ver esto.



En esas páginas finales en las que se habla de trasfondo y pintura y casi nadie se digna a mirar salía un ejército tiránido de Phil Kelly. Fue amor a primera vista, esa un esquema de pintura sencillo y rápido, pero muy resultón, sobretodo con grandes concentraciones de miniaturas.

Seguí a grandes rasgos, este esquema de color, aunque con algunas diferencias. La más importante es que siempre tapo con masilla los ojos de mis tiránidos, influencia de las películas de alien; sin embargo, en las criaturas que llevan bioarmas si que pinto los ojos que tienen dichas bioarmas, para así representar que son criaturas simbióticas a parte del organismo principal que si necesitan visión para llevar a cabo su objetivo.

Phil llamó a su flota Jormungadr, esta flota pasó a ser parte del trasfondo oficial, que Phil terminara escribiendo junto a Chambers el códex tiránido seguro que tuvo que ver con ello; pero curiosamente, lo hizo con otro esquema de color, o mejor dicho, el esquema es similar pero aplicado de otra forma, más uniforme y sin manchas.


Yo por supuesto, voy a aplicar el mismo esquema de color que empecé a aplicar años atrás, me gusta más y no me apetece nada tener que andar repintando miniaturas; pero en honor al bueno de Kelly mi flota enjambre, Nidhug, será una escisión de Jormungandr.

Lo primero explicar el nombre de la flota enjambre, Nidhug. Las flotas enjambre tienen nombres de seres mitológicos, Leviatán, kraken, Jormungandr... Nidhug, (o nidhogg), es el nombre, en la mitología nórdica,  de un dragón que se encuentra en las raices de Yggdrasil, las cuales está royendo constantemente, hasta que en el ragnarok se dedique a atormentar a las almas de los difuntos, comiéndose sus cuerpos y bebiendo su sangre en sus cráneos. Como bicho desagradable que dé nombre a la flota enjambre yo creo que cumple. Además etimológicamente también cumple, pues en nórdico antiguo es "el que golpea lleno de odio" y en inglés nid es diminutivo de tiránido y hug abrazo.

Después de la victoria imperial en la batalla de la nebulosa negra, 995M41, un pequeño grupo de bionaves de la flota enjambre Jormungandr pudieron escapar, alejándose de los sistemas habitados y por tanto de la vigilancia imperial, entrando en un estado de hibernación. Con la aparición de la cicatrix maledictum a finales del milenio 41 este pequeño grupo de naves fue separado por las fuerzas del inmaterium y diseminado a lo largo de la galaxia. La actividad disforme despertó a las bionaves, ante la fragilidad de la flota y el riesgo a ser erradicada, la mente enjambre se propuso un objetivo, conseguir la suficiente biomasa  para poder crear más bionaves arriesgando lo menos posible las existentes. 

Las diseminadas bionaves continuaron con la táctica de Jormungandr, no poner en órbita las bionaves y mandar esporas micéticas dentro de asteroides que estrellaba contra los planetas, pudiendo así realizar una invasión a distancia, sin embargo, añadió una nueva táctica, enviar también pozos de cría. Los tiránidos, una vez en el planeta pondrían los pozos de cría en el lugar más seguro posible, y los alimentarían con la biomasa que fueran capturando en el planeta para formar más tiránidos con los que aumentar la escala de la invasión, hasta poder devorar la biomasa entera del planeta y llegar a la biomasa crítica necesaria para formar una nueva bionave o la bionave que originó la invasión se pueda acercar sin peligro a asimilarla. 

A partir de este punto los Magos Biologis imperiales pasaron a denominar a estas bionaves diseminadas, pero que actuaban de manera análoga, flota enjambre Nidhug.

La mayor debilidad de la nueva flota enjambre era su mayor fortaleza, era pequeña y vulnerable, pero esto hacía que el imperio la ignorase como amenaza prioritaria y no destinase grandes contingentes a su erradicación, lo que hace que Nidhug pueda ir royendo el imperio poco a poco y con calma.

Y por hoy se acaba la paja mental, hasta la próxima.

martes, 1 de enero de 2019

Pintura 2019: Objetivos

Año nuevo y vida nueva, o al menos nuevas miniaturas que pintar. Estos años he tenido un problema recurrente al que quiero ir poniéndole solución.


Y es que tengo material de Games Workshop metido en cajas suficiente como para abrir una tienda si quisiera, de hecho he visto muchas tiendas con menos stock que yo, y eso sin contar lo que tengo montado pero no pintado. Cada vez que quiero comprar más miniaturas, y veo esa montaña que amenaza con sepultarme un día de estos, me da un poco de vergüenza. Así que me he propuesto comprar lo menos posible mientras reduzco la montaña. Así que este 2019 toca Warhammer, mucho Warhammer.


1º Objetivo Tiránidos: Cucarachas espaciales, muchas. Lo que se ve en las cajas y unas cuantas más que ya tengo montadas. Lo elijo como primer objetivo para animarme, porque a pesar de ser muchas miniaturas, tengo elegido un esquema de color que me va a permitir pintarlas deprisa, (en breve colgaré un post más detallado sobre el proyecto).


2º Objetivo Anglosajones/Anglodaneses: ¿Pero que mierda...? ¿No había dicho que me iba a dedicar a Warhammer este año? Pues si, pero como dije en el post anterior, a día de hoy me es imposible jugar a juegos que requieran mucho tiempo, como fantasy o 40k, y aunque me entretiene mucho pintar, estar todo un año pintando miniaturas que sabes que vas a enterrar en el trastero sin darles uso puede ser descorazonador. Como ya tenía estas miniaturas compradas y a Saga espero tener tiempo para jugar, pues voy a ver si puedo tener una banda decente para jugar a la edad de los vikingos. Además, como en el caso de los musulmanes, las miniaturas son aprovechables para 2 bandas, por lo que por lo que cuesta, (comprar y pintar), una banda puedo jugar con 2 distintas.

No quiero pecar de demasiado ambicioso, así que sólo me marco estos 2 objetivos, alguna cosa más haré, pero como no lo tengo muy claro no lo voy a marcar como objetivo. Igual pinto alguna expansión más del Massive Darkness. Pintaré algo de punkapocalyptic si veo alguna novedad interesante para mis pandilleros. Y si voy muy bien de tiempo, incluso le meteré mano a los Condes Vampiro, aunque la verdad, dudo mucho que llegue a tanto.

En cuanto a partidas soy muy pesimista, dudo que mi tiempo libre aumente, así que, salvo alguna partida ocasional, no creo que pueda jugar a Fantasy, 40k o Flames of War.
Espero poder jugar algo a Punkapocalyptic y Saga, con una media docena de partidas de cada estaría más que contento.
Me gustaría mucho poder echar una campaña, a Saga por ejemplo, pero no soy nada optimista al respecto.

Pues estos son mis propósitos de año nuevo cuyos avances iré posteando. 

Un saludo y feliz año nuevo.

domingo, 30 de diciembre de 2018

Pintura 2018: Conclusión

Pues vamos a echar la vista atrás, ver lo que tenía metido en cajas hace un año y ver que he conseguido pintar.


1º Objetivo Flames of War: Terminar mis británicos para el periodo late para poder jugar a cualquiera de los teatros de guerra de los años 1944-1945.


Conseguido. Como se ve en la foto que está encima de estas líneas, creo que tengo para jugar algo más que alguna pequeña escaramuza.

2º Ojetivo gama Belchite de Surus Creations: Como dije tenía como objetivo de FoW poder jugar a todos los teatros del final de la guerra, pero en el club íbamos muy cortos de escenografía acorde con Italia, así que como objetivo secundario me propuse pintar unos cuantos edificios que pudieran vestir bien una mesa.





Conseguido. Pintados los cuatro edificios y con lo que ya había por el club si se puede montar una buena mesa de sobra. Además de servir para otros escenarios que se juegan en el club como guerra civil española.

Objetivo secundario Massive Darkness. Con los 2 objetivos anteriores ya está pintado todo lo que se veía encima de la mesa en la fotografía que encabeza el post. Como objetivo secundario si lo terminaba todo, (es decir, no me planteaba terminarlo, sino que era algo pensado por si me sobraba tiempo), me había propuesto pintar unas de las cientos de cajas de Warhammer que tengo en el trastero. Al final en lugar de pintar mis miniaturas de Warhammer le pinté a un amigo sus miniaturas del Massive Darkness.

Juego básico.

Expansión 1.

Expansión 2.

Conseguido. Las fui pintando intercaladas con las de FoW para hacerme la pintura más llevadera y no agobiarme pintando lo mismo. Al final pinté todo el juego básico y un par de expansiones, en total 5 miniaturas tamaño monstruo, 17 miniaturas tamaño infantería monstruosa y 71 miniaturas tamaño infantería normal. No está mal lo como objetivo secundario, por si me daba tiempo por alguna casualidad y al final me lo fundí entero.

En cuanto a partidas este 2018 ha sido nefasto, apenas he podido jugar nada. Tenía intención de jugar una campaña en el frente italiano en Flames of War y no he podido, a FoW en todo el año sólo pude jugar una partida.
Para Saga tenía pensado jugar unas 5-6 partidas para hacerme con la nueva edición, al final me he tenido que conformar con 3.
Tenían pensado jugar alguna partida a Punkapocalyptic, para sacar a pasear las miniaturas que había pintado el año anterior y jugué otras 3 partidas.
Por otra parte no tenía pensado jugar nada a fantasy y pude jugar una partida y media. Y ese y media es parte del problema que tengo, puedo tener ratos libres en los que puedo pintar, pero disponer de 4-5 horas que requieren juegos como el fantasy o el FoW me es imposible. Los juegos cortos como punka o saga si que me esmás fácil jugarlos, el problema es poder, con mis turnos laborales coincidir con otros jugadores.
He podido jugar unas cuantas partidas a Massive Darkness, pero sólo la primera mitad de año, cambios laborales en otros jugadores me han hecho imposible poder coincidir en la segunda mitad.

Al final fueron 8 partidas y media en el año, 10 menos que el año anterior. Pude pintar muchas miniaturas, pero apenas pude sacarlas a pasear.

Bueno, corto aquí, que no quiero seguir llorando sobre el teclado, un saludo y un feliz año.

Pintura 2018: Diciembre

Terminamos este 2018, feliz año 2019 a todos. Una vez terminado el objetivo de FoW de este año el último mes lo he dedicado en exclusiva a pintar miniaturas del Massive Darkness, y a pesar del estrés de las compras navideñas, fue un mes muy bien aprovechado.


He terminado de pintar las miniaturas del juego básico, en total he pintado 4 bandas de enemigos, (2 de orcos y 2 de enanos), los 3 agentes, el mago ogro y 4 héroes, (bárbaro, paladín, elfa y enano).

Banda de 6 orcos. Como de costumbre los masillas tienen color base y dippeado y el jefe, a parte de eso, tiene una o dos subidas. Los orcos venían pintados en el encarte en un color gris-azulado, pero ya que soy de la vieja escuela Workshop los he pintado de verde. A parte les pinté sobre la piel unos tatuajes azules, a modo de orcos salvajes, que por la oscuridad de las fotos no se aprecian demasiado bien.






Segunda unidad de 6 orcos con jefe. Seguí el mismo esquema de color que con la anterior banda, tatuajes incluidos. Como éstos tienen pinta de ser más salvajes que los anteriores todavía, les pinté las armas con un tono óxido.









Unidad de 6 enanos con líder. Estuve a punto de pintarles la armadura de rojo, para representar enanos del caos, pero al final preferí pintar las armaduras de metálico; eso si, con un tono más brillante que el que suelo usar, para representar la calidad de la manufactura enana.








Unidad de 12 enanos con líder, estos van más pobremente armados que los anteriores además de tener una constitución más delgada, casi famélica; así que no les puse tonos tan brillantes y las ropas van con tonos crudos.








Los 3 agentes. Los agentes son unos adversarios muy puñeteros, porque cada turno que pasan en el tablero te llaman a más adversarios. Con estos decidí dejarles los ropajes como en el encarte del juego, ropa negra y velo rojo, es sencillo y representa una especie de uniformidad, como si pertenecieran a una orden militar.


Agente goblin.





Agente orco. Como en el resto de los orcos pinté la piel de verde en lugar del tono gris azulado del encarte.





Agente enano.





Y el último monstruo errante del juego básico, el mago ogro. El esquema de la piel es el mismo que el de los otros ogros que ya pinté.





¿Qué sería de un juego de mazmorras sin un bárbaro? Pues ni sería juego ni sería nah. Pues aquí está el casi obligatorio bárbaro de turno Bjorn. Y dígase una cosa de Bjorn nuevede... digo de Bjorn, es un buen Conan de Hacendado.





Y si imprescindible es un bárbaro para este tipo de juegos, no menos imprescindible es la elfa con arco. Para pintarla usé pocos colores, el vestido de un verde que puede recordar, (o lo haría si supiera pintar bien), unas hojas en primavera, y el arco y armadura de un marrón madera. Sé que es un poco ridículo lo de una armadura de madera, pero me parecía que un tono metálico le quedaría peor que a un cristo 2 pistolas, y quería representar para esta elfa silvana unos materiales lo más orgánicos posibles y, al fin y al cabo, esto no deja de ser fantasía.






Owen, típico paladín-tanque, que me recuerda no sé porqué al personaje pijo con escudo de la serie de dibujos animados de dragones y mazmorras. Su pintado no tiene demasiada historia, metálico para armadura y armas y blanco para la ropa. Y si, el escudo es un león rampante dorado sobre campo de gules. Y si, es el escudo de los Lannister, y es que el lema de Owen es "a una prima se le arrima y si es hermana con más gana". El león, dada mi torpeza manual, ni se me pasó por la cabeza hacerlo a mano alzada, usé una calca de lobo espacial que pinté por encima de amarillo y a la que tapé un poco la cola para que fuera más leonina y menos lobuna.






Y por último otro clasicazo de este tipo de juegos, el enano. Este en vista de su escasa armadura, lo pinté como si fuera un matador de Warhammer.





Y esto es todo, que no está nada mal para un mes y para terminar el año. Mañana post para hacer repaso del año.